Adiós, Philip Roth

Jesús Carlos Ruiz Suárez / Cinvestav Monterrey

 

Retirado en una aislada cabaña de Connecticut, Roth era un fantasma de 85 años alejado de todo y de todos.

Acompañado de la soledad, sin escribir una línea más, se había propuesto leer los casi treinta libros que había escrito en su vida.  Ayer martes, 22 de mayo de 2018, falleció. Descanse en paz.

Hijo de judíos de la Europa Oriental que emigraron a Estados Unidos, como hicieron los padres de Arthur Miller, J. D. Salinger, S. Bellow, y de muchos otros escritores, sus novelas hablan de asimilación y vergüenza, de  frustración y melancolía. Ilustra lo absurdo de la condición humana dentro de una realidad ambigua que denota el desapego hacia su propia historia.

Yo lo leí por primera vez en 2006, cuando un amigo me prestó Animal moribundo, novela que devoré en un par de días en su idioma original. La gracia de esa novela radica en algo que sólo los hombres adultos podemos comprender. Es una catarsis que evoca el recuerdo de lo masculino, que hace eco en cualquier hombre que lucha por no sucumbir a sus miedos por dejar atrás al erotismo. No importa el sarcasmo y humor de la historia, uno se queda con un sabor amargo en la piel.

Trilogía americana: Pastoral americana, Me casé con un comunista y La mancha humana, son tres novelas donde su álter ego, Nathan Zuckerman, nos abre la puerta a la vida estadounidense.  La trilogía está considerada como uno de sus logros más importantes y luminosos.

El mal de Portnoy,  es la novela más cómica de toda su obra. Llena de sexo y judaísmo, se desternilla uno de risa mientras aprende por qué muchos padres hacen de sus hijos personas disfuncionales. El Mal de Portnoy (algunas editoriales la llaman El lamento de Portnoy) debería ser un manual de conducta estrictamente exigido a todos los padres que desean tener hijos sanos. Trata de la confesión de un intelectual judío obsesionado con el sexo por culpa de una madre que no parecía tener la más mínima neurona de madurez y sensatez. Y un padre sumido en la mediocridad. Por esta novela un grupo de rabinos lo acusaron de antisemita y las feministas de misógino. Los títulos que publicó después incrementaron las críticas y ataques. Pero con El Mal de Portnoy uno puede comprender el judaísmo.

Hoy en la noche, en su honor, pondré a un lado La utilidad del deseo de Juan Villoro y empezaré a leer Operación Shylock, una de las novelas más famosas de Roth. Según el escritor John Updike, Operación Shylock es una novela seria, de alta comedia, que debe ser leída para comprender el Israel moderno, con todas sus repercusiones.

Philip Roth se une al club de escritores que nunca recibieron el Nobel, pero lo merecían más que otros.C2

 


 

Ver más artículos de LITERATURA…

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel 3. Investigador titular en |

Sus intereses científico/académicos son: biofísica de membranas, fluidos complejos y el origen de las señales nerviosas. Le apasiona la divulgación científica, el arte y la cultura.

1 Comentario
  1. Un excelente escritor! Grandioso el Mal de Portnoy y Operaciñon Shylock… Sin duda merecía el Premio Nobel…
    mucho más que algún cantante sesentero..

Escribe una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Puedes usar estas etiquetas de HTML y los atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

 

Revista digital de la Asociación Leonardo da Vinci Divulgación y Promoción A.C.

SÍGUENOS EN

VISITA TAMBIÉN