Peter Higgs

¿Bosón o reverberación?

Jesús Carlos Ruiz Suárez / Cinvestav Monterrey

 

Lo que se descubrió en julio de 2012 en el Consejo Europeo para la Investigación Nuclear (CERN por sus siglas en francés), no fue en realidad una partícula: el llamado Bosón de Higgs.

Lo que verdaderamente se reveló en el experimento más fantástico que se le ha ocurrido al ser humano desde que empezó a caminar en dos extremidades, fue algo así como una reverberación, un fantasma fugaz, efímero y veloz.

Fue algo así como una reverberación, un fantasma fugaz, efímero y veloz.

Si en el mismísimo momento que duró el choque frontal de los dos protones que lo crearon, la partícula tan esperada vio la luz; al siguiente instante, tan corto como un suspiro en el tiempo que lleva la eternidad, se desintegró, dejando su huella como una reverberación; como la pluma de un ave que cae sobre la superficie de un lago y le arranca una onda imperceptible; como el aleteo de una mosca que produce un sonido a un kilómetro de distancia. Así, el Bosón de Higgs propagó el más minúsculo de los sonidos en un lago sereno y extraño, que también se llama Campo de Higgs. Y ese fue el verdadero triunfo del CERN: verlo palpitar.

 

Artículo original: Jesús Carlos Ruiz Suárez

Cinvestav Monterrey

 

Inglés

What was it that was really discovered in July 2012 in the European Organization for Nuclear Research (CERN in French). It was not really a particle: the so-called (and infamous) Higgs Boson. What was really unveiled by the most fantastic experiment that has ever occurred to humankind since it started walking on two legs was something akin to a reverberation, a vanishing ghost, ephimeral and fleet of foot. Born at the very instant of the frontal collision between the two protons that created it, the much-awaited particle saw the light; but at the next instant, as short as a breath in eternal time, it disintegrated, leaving its trace only as a reverberation; like a bird’s feather falling onto a lake and creating an imperceptible wavelet; like the flapping of a fly’s wings producing a sound a mile away. Just like that, the Higgs Boson propagated the slightest of murmurs in the Higgs Field, a strange but serene lake. And that was CERN’s real triumph: to see it throbbing.

 

traducción: David P. Sanders

UNAM

 

Francés

Ce qui fut découvert au mois de juillet 2012 au Centre Européen de Recherche Nucléaire (CERN) n’était pas en réalité une particule: nommée le Boson de Higgs. Ce que réellement révéla l’expérience la plus fantastique sortie de l’imagination de l’être humain depuis que celui-ci a commencé à marcher sur deux pattes, fut comme une réverbération, un fantôme fugace, éphémère et véloce. Bien que durant l’instant même du choc frontal des deux protons qui le créèrent la particule tant attendue vit le jour, à l’instant suivant, aussi court qu’un soupir au milieu de l’éternité, elle se désintégra en laissant pour toute trace une réverbération, comme la plume d’un oiseau qui tombe sur la surface d’un lac, lui arrachant une onde imperceptible. Comme le bruit d’un battement d’aile de mouche entendu à une distance d’un kilomètre. Ainsi, le Boson de Higgs propagea le plus minuscule des sons sur un lac serein et étrange, appelé aussi le Champ de Higgs. Ceci fut le véritable triomphe du CERN: le voir palpiter. C2

 

traducción: Denis Boyer

UNAM

 

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel 3. Investigador titular en |

Sus intereses científico/académicos son: biofísica de membranas, fluidos complejos y el origen de las señales nerviosas. Le apasiona la divulgación científica, el arte y la cultura.

Aún sin comentarios

Escribe una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Puedes usar estas etiquetas de HTML y los atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

 

Revista digital de la Asociación Leonardo da Vinci Divulgación y Promoción A.C.

SÍGUENOS EN