adiccion digital

El uso de tecnologías digitales y algunos desarrollos o plataformas en línea están generando cambios importantes en los comportamientos y las formas sobre cómo los individuos desarrollan sus actividades y resuelven problemas. En los ámbitos disciplinarios, campos como la inteligencia artificial, el análisis genético, la robótica, el diseño de tecnologías y aplicaciones presentan avances notables que inciden directamente en las decisiones y acciones que los individuos emprenden al realizar tareas y resolver problemas.  Al mismo tiempo, los desarrollos tecnológicos plantean nuevos retos a los usuarios sobre cómo ajustarse y asimilar las innovaciones que se generan de manera continua.

Sin un plan sistemático sobre cómo un individuo puede gradualmente incorporar las tecnologías digitales en el desarrollo de sus tareas y actividades, se producen o generan acercamientos personales que generalmente responden a un uso inmediato y muchas veces superficial de las tecnologías en la resolución de problemas. ¿Quién o cómo guiar al individuo en el uso de las tecnologías digitales? ¿Cómo puede un individuo conciliar el desarrollo de sus actividades con y sin el uso de tecnologías? ¿Qué señales debe percibir un individuo que lo lleve a detectar un uso excesivo y o una posible adicción hacia el uso de las tecnologías? ¿Cómo prevenir o afrontar una adicción en el uso de tecnologías?

¿Cómo prevenir o afrontar una adicción en el uso de tecnologías?

Las formas tradicionales de aprender y construir conocimiento disciplinario se pueden caracterizar a partir del análisis de las prácticas y rutinas de comportamiento de los estudiantes al enfrentar sus tareas escolares. En el modelo presencial de enseñanza se destaca que el estudiante asista y atienda las explicaciones de un profesor sobre temas del programa, que resuelva los problemas y ejercicios que le asigna su profesor, que consulte periódicamente libros de la biblioteca, que presente y apruebe exámenes, etc.

Con el uso de tecnologías digitales estas prácticas están siendo remplazadas por otras acciones y métodos que ahora son mediadas por el uso de las herramientas digitales. Así, un estudiante puede consultar videos que le explican conceptos, buscar a través de Google problemas resueltos, usar aplicaciones de comunicaciones para aclarar dudas, compartir y discutir ideas con sus pares, etc.

En general, los estudiantes se involucran y realiza estas acciones de forma independiente de su profesor y éstas no son parte de las actividades que se desarrollan o implementan en la clase. Es más, los estudiantes muchas veces se preguntan sobre la pertinencia de que su profesor repita las mismas explicaciones de los temas y rutinas o resuelva los mismos problemas en los cursos y no considere la información en línea disponible o el uso de desarrollos que promueven la discusión continua de los problemas entre los estudiantes antes y después de las sesiones de clase. De la misma manera, el uso de las tecnologías digitales también demanda cambios en las formas de monitorear y evaluar el aprovechamiento y la competencia disciplinar de los estudiantes.

En este mismo contexto, el uso intenso que un individuo le da a su teléfono móvil o tableta ha propiciado patrones singulares de comportamiento que en poco tiempo han cambiado la forma de interactuar y resolver tareas en ámbitos cotidianos y profesionales. Un tema emergente se relaciona con la adicción que los individuos pueden mostrar con el uso de las herramientas digitales.

¿Le dedicas más de tres horas promedio diarias al uso de esta tecnología?

¿Te incomoda o te causa angustia cuando no encuentras tu teléfono? ¿Le dedicas más de tres horas promedio diarias al uso de esta tecnología? ¿Hace tiempo que ya no lees un libro completo o durante el tiempo de ver una película haces pausas para revisar o activar tu teléfono? ¿Reaccionas y abres o activas tu teléfono inmediatamente después de que escuchas el sonido de las notificaciones o alertas que te indican la llegada de un correo o whatsapp? ¿Te involucras varias horas revisando tu cuenta de Twitter o Facebook? ¿Entras a Google a buscar algo puntual y terminas revisando otros temas que no tenías planeado consultar? ¿Activas las aplicaciones de tu teléfono con un plan establecido o lo usas de manera rutinaria y espontánea? Si tu respuesta es Sí a algunas de estas preguntas, No estás solo, una buena parte de tus amigos, pares o conocidos también muestran un uso intenso y posiblemente una dependencia y adicción al uso las tecnologías digitales.

Kevin Roose, un columnista en temas digitales del The New York Times recientemente publicó una reflexión personal sobre su dependencia del teléfono móvil y los síntomas y estados de comportamiento que le producía el uso de la herramienta en la interacción con otros y en el desarrollo de tus actividades. Kevin pidió ayuda profesional y relata la importancia de buscar caminos sobre cómo eliminar los malos hábitos en el uso del teléfono. Resalta que la idea no es separarte de internet o de las redes sociales o tu computadora, sino desconectar tu cerebro de las rutinas dañinas que has adoptado y desarrollar otras que transformen los mecanismos emocionales que te lleven a reducir la dependencia de las tecnologías.

¿Lo usas cuando vas al baño?

Un primer paso, es que uno mismo se de cuenta de los hábitos extraños e inusuales que ha desarrollado en el uso del teléfono. ¿Lo usas cuando vas al baño?, ¿cuándo caminas o conduces tu auto? ¿Lo usas en el transporte o lo activas en las clases o reuniones?, ¿no te sientes a gusto cuando estás sólo o quieto?, ¿aprovechas cualquier espacio o tiempo para activar tu teléfono? En este contexto, Kevin inició implementando un recordatorio visible que aparecía al abrir la pantalla o activar el teléfono con tres preguntas: ¿Para qué? ¿Por qué ahora? ¿Qué más o qué sigue? Recomienda también mirar, observar y apreciar lo que existe y pasa alrededor de donde uno se mueve incluyendo cuánta gente usa sus teléfonos para combatir su ansiedad y tedio. Otra recomendación incluye eliminar de tu teléfono aquellas aplicaciones que te distraen de tus tareas y mantener sólo las necesarias e importantes. Eso implica deshabilitar el botón de notificaciones excepto para llamadas telefónicas y mensajes de una lista importante de personas. El mismo usuario puede identificar una lista de acciones que tiendan a reducir la dependencia del uso de la tecnología en el desarrollo de sus actividades.

Finalmente, Kevin recalca “tu vida es lo que haces y le pones atención y si tú decides dedicarla a twitter o a videojuegos es tu decisión, pero esto debe ser una decisión consciente”. Aquí resulta importante orientar a los jóvenes sobre qué usos de la herramienta resultan importante en la comprensión de conocimiento disciplinario y la resolución de problemas. C2

Sobre el autor

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel 3. Investigador en

Le interesa analizar el uso de tecnologías digitales en la resolución de problemas matemáticos y promueve la discusión y divulgación de desarrollos de la ciencia y tecnología.

POR:

Le interesa analizar el uso de tecnologías digitales en la resolución de problemas matemáticos y promueve la discusión y divulgación de desarrollos de la ciencia y tecnología.

2 Comentarios

    • Selva -

    • 16 abril, 2019 - 13:02 pm

    Venga la
    lista de “acciones que tiendan a reducir la dependencia “

  1. Tomar consciencia de lo inconsciente ya trae un cúmolo de sabiduría, sin duda la adicción al teléfono o tableta pienso que es un enlace que se produce por el placer de alcanzar algo simplemente con un botón, lo importante es como saber lo que causa bienestar y lo que se hace por solo el morbo de solo observar. difícil pero creo que con las preguntas planteadas por el Doctor Santos nos ayuda a tener consciencia de lo inconsciente.

Deja un Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *