confinamiento-digital-C2

El uso de tecnologías digitales y la innovación sanitaria resultan importantes para entender y detener los avances y analizar el impacto de la epidemia. La información es esencial en la comprensión del surgimiento, comportamiento, y evolución del coronavirus SARS-CoV-2.  En la plataforma COVID-19 aparece información técnica y de carácter general, con una bibliografía básica, que responde preguntas como: ¿qué es la enfermedad?, ¿cómo se manifiesta?, ¿cómo se detecta y trata?, ¿cómo se puede prevenir? o ¿cuándo solicitar atención médica? Este tipo de información, preparada por especialistas, orienta al público sobre temas básicos asociados con la pandemia y ayuda a que los individuos valoren la importancia de adoptar medidas como el confinamiento y el constante lavado de manos.

En el mismo camino, algunas aplicaciones o desarrollos digitales exhiben información actualizada sobre la evolución y seguimiento de la epidemia en cada país. Entre los datos se destacan el número de pruebas realizadas, la cantidad de infectados, y el número de decesos registrados diariamente e incluyen las estadísticas acumuladas en cada uno de estos parámetros. ¿Cómo cada país genera y valida esta información? ¿Qué diferencias existen entre los países en relación con los métodos para obtener y compartir los datos? ¿Qué criterios usan para registrar y validar la información?

¿Cómo cada país genera y valida esta información?

Es evidente que la claridad y transparencia en la selección de los instrumentos y métodos utilizados en la recolección y presentación de los datos generan certidumbre, credibilidad y sustentan los análisis y predicciones del comportamiento de la pandemia. Estos datos alimentan modelos que permiten analizar el desarrollo global y la evolución de la pandemia en los distintos países. También, es importante reconocer que los sistemas políticos, el desarrollo, y tradiciones sociales y culturales propias de cada país influyen en las formas de recabar y compartir la información. En este contexto, es común que los usuarios de las redes sociales planteen y demanden transparencia a los responsables de obtener y compartir la información sobre la pandemia.

Además, una cultura digital para todos resulta crucial en el uso responsable de las herramientas, y las instituciones de educación deben revisar y actualizar sus agendas y modelos de enseñanza para contribuir directamente con el desarrollo de una alfabetización digital robusta para sus estudiantes e individuos en general.

El confinamiento social ha llevado a las instituciones de educación, de manera repentina, a cambiar de un modelo presencial bien establecido a un sistema de enseñanza basado en el uso de tecnologías y desarrollos digitales. La mayoría de los profesores no estaban preparados para esta tarea e intentaron reproducir sus actividades de clase en un escenario distinto con la ayuda de aplicaciones o sistemas de videoconferencia.

Asumir que todos los profesores y estudiantes disponían de herramientas y condiciones para seguir este modelo en línea fue una premisa falsa y ha generado en los estudiantes confusión e incertidumbre sobre qué hacer y cómo procesar lo que reciben a través de las videoconferencias.

Asumir que todos los profesores y estudiantes disponían de herramientas y condiciones para seguir este modelo en línea fue una premisa falsa…

Tener un espacio propio para trabajar y claridad sobre cómo registrar notas, preguntas, dudas y cómo monitorear sus propios aprendizajes son aspectos que cada estudiante debe resolver en estos nuevos ambientes de enseñanza. Además, que los jóvenes tengan ahora la oportunidad de consultar libremente otros materiales durante o fuera de la clase o revisar las explicaciones de su profesor o de otros las veces que desea, cambia notablemente las reglas que rigen una enseñanza presencial. La estructura y funcionamiento de un sistema digital requiere ajustes no solamente en la presentación de los contenidos, sino también en el tipo de materiales y las formas de evaluar el aprendizaje de los estudiantes.

Lo anterior demanda que los profesores consideren los caminos y formas en que los mismos estudiantes activan y coordinan diversas herramientas en los procesos de comprensión de conceptos y en la resolución de problemas.

Ese regreso a la “nueva normalidad” implica diversos cambios y compromisos en los ámbitos profesionales y sociales. Se vislumbra un modelo híbrido de enseñanza que incorpore y coordine actividades presenciales y en línea de manera continua. En este contexto, todas las instituciones deben ofrecer espacios digitales robustos que permitan a los estudiantes desarrollarse en ambientes que promuevan el desarrollo individual y colectivo. En términos generales, el confinamiento o aislamiento social ha abierto un nuevo camino que ofrece oportunidades a los jóvenes para realizar varias tareas por medio del uso de tecnologías digitales. De la misma manera, este sistema digital requiere de una infraestructura con acceso universal que permita a los estudiantes conectarse dentro y fuera de las instituciones. C2

Sobre el autor

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel 3. Investigador en

Le interesa analizar el uso de tecnologías digitales en la resolución de problemas matemáticos y promueve la discusión y divulgación de desarrollos de la ciencia y tecnología.

POR:

Le interesa analizar el uso de tecnologías digitales en la resolución de problemas matemáticos y promueve la discusión y divulgación de desarrollos de la ciencia y tecnología.

2 Comentarios

    • Horacio de la Cueva -

    • 27 mayo, 2020 - 18:32 pm

    La preocupación más importante de la transición forzada a las plataformas digitales. La igualdad que proveen la banca, el pizarrón y el laboratorio común desapareció con las diferencias que el poder adquisitivo da a la adquisición de diferentes instrumentos de tecnología digital y el acceso a la red. Ninguno de estos está distribuido homogéneamente. Independientemente de la preparación necesaria en maestros y alumnos, no podemos decir que la educación digital es para todos si no existe un mínimo de tecnología digital garantizado para todos los alumnos.

      • Manuel -

      • 27 mayo, 2020 - 18:56 pm

      Horacio, es real, como mencionas, la desigualdad en el acceso y uso de tecnologías digitales por parte de los estudiantes. En este camino, es urgente que las instituciones públicas y el gobierno ofrezcan una infraestructura estable y las herramientas para que los jóvenes incorporen el uso de tecnologías en sus actividades académicas. En esta misma dirección, corresponde a las instituciones ajustar los curricula y preparar a los profesores para que gradualmente construyan e implementen acercamientos que combinen actividades presenciales y en línea.

Deja un Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *