Fragmento de tiempo inestable. Un proyecto de dibujo como un acto reflexivo, surge de diversas interrogantes: ¿cómo se configura y de donde surge una imagen?¿qué genera el dibujo en si mismo? ¿Cómo replantear el acto de dibujar?

]La operación de concretar y hacer visibles los pensamientos nos permite actuar en ellos, analizarlos, verlos bajo una nueva luz, combinarlos según nuevas fórmulas y transformarlos en nuevas ideas.

Crear un dibujo es reconocer una realidad y su transformación. Fragmento de tiempo Inestable es un ejercicio de dibujo sobre el paisaje de la Ciudad de México en su incansable transición. Los dibujos derivan de recorridos y son resultado de la exploración de imágenes de archivo de la ciudad, vistos desde imaginario y el reconocimiento de lugares que en su momento eran iconos de la modernidad.

El proyecto es también un conjunto de métodos de exploración y experimentación gráfica, en donde se establecen lindes e intercambios de técnicas para dar extensión pero también contención y unidad.

La uniformidad y relación se da: en la forma que suma y quita materia, en un plano en donde las imágenes se superponen y amplifican; en la combinación del referente y el procedimiento, en una suerte de acumulación e inestabilidad para adquirir así en cada dibujo un instante de tiempo en el que coexisten abstracción, mutación y paisaje. El dibujo es convulso, una instantánea que oscila.

 

 

 

Sobre el autor

Deja un Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *