¿Itrio? ¡Qué nombre más raro! Incluso para nombrar a un elemento de la Tabla Periódica el nombre suena extraño. ¿A quién se le ocurrió llamarle así y por qué? Como otros pocos elementos de la Tabla Periódica cuyos nombres le hacen honor a quien los descubre, el itrio se llama así porque se lo encontraron por primera vez en la isla de Ytterby en el archipiélago de Estocolomo, Suecia. En ese sitio se encuentra una mina de tierras raras conocida como la mina de Ytterby. No es extraño que se localice en Suecia, ya que por alguna extraña razón es en Suecia donde más elementos químicos se han descubierto, 19 para ser exactos, lo que representa más de la quinta parte de los que se encuentran en la naturaleza. Aunque probablemente nunca hayas oído hablar de la mina de Ytterby, ésta es muy famosa porque en ella se encontraron concentradas muchas de las tierras raras que hoy aparecen clasificadas en la Tabla Periódica. La mina cerró sus puertas en 1933.

Al itrio se lo encontraron por primera vez en 1794, cuando Johan Gadolin merodeaba por el lugar en búsqueda de novedades. A los elementos químicos no basta con encontrarlos, también hay que aislarlos y determinar sus propiedades. Al itrio lo aisló y lo caracterizó en 1843 el químico sueco Carl Gustaf Mosander, y por eso a él es a quien se le atribuye su verdadero descubrimiento.

Al itrio le toca el número atómico 39. Su símbolo es Y porque su nombre en inglés es yttrium. Una mol de átomos de itrio tiene una masa igual a 88.906 gramos. Su densidad es 4.47 g/ml, más de cuatro veces mayor que la del agua y casi cuatro veces menor que la del mercurio.

Si observas bien, el itrio es uno de los elementos que se encuentran en la parte central de la Tabla Periódica, en el llamado bloque d. Sus vecinos son el estroncio a la izquierda y el circonio a la derecha. En la superficie de la Tierra se encuentra en estado sólido, es blanco plateado y brilla. Es un metal y por lo mismo es un buen conductor del calor y de la electricidad.

Hoy el itrio no se obtiene de la isla de Ytterby. Muchos países son productores siendo el más importante China, con una producción de 220,000 toneladas métricas en 2014; le sigue Estados Unidos con 120,000 toneladas métricas y Australia con 100,000. Claro que puede surgirte la pregunta de si vale el esfuerzo producir tanto itrio. ¿Para qué o por qué se obtiene? Lo primero es que no es barato, así que los países productores reciben una buena cantidad de dinero por él. ¿Cuánto crees que cuesta el kilogramo? ¿Cuánto pagarías por tener un pedazo de este metal? Si buscas el precio comercial publicado encuentras que un kilogramo cuesta entra 350 y 500 dólares. El itrio es la más abundante de las tierras raras pero es difícil de extraer. De ahí que su precio sea elevado.

El itrio es la más abundante de las tierras raras pero es difícil de extraer. De ahí que su precio sea elevado.

 

¿Y para qué producir tanto itrio? ¿Quién lo compra y qué se puede hacer con él? El itrio como metal y como óxido tiene muchas aplicaciones. Seguramente tú mismo tienes itrio en tu casa, porque se utiliza para producir lámparas ahorradoras, vidrios y televisores a color. En las pilas y baterías que se recargan también hay itrio, sobretodo en las que se usan en las motocicletas eléctricas. Se emplea en la industria metálica porque se combina con otros metales y se forman aleaciones con propiedades particulares. Por ejemplo, combinado con oxígeno, hierro y silicio se pueden producir filtros de microondas. Si lo colocas con aluminio y gadolinio tienes materiales con propiedades magnéticas. El óxido de itrio y aluminio tiene una dureza similar a la del diamante, y de hecho se utiliza como piedra preciosa. A las superaleaciones de níquel que se emplean en las turbinas de los aviones se le agregan pequeñas cantidades de óxido de itrio para mantener las propiedades mecánicas a altas temperaturas. En ocasiones se fabrican catalizadores de itrio, que hacen más rápidas las reacciones químicas. En equipos médicos sirve para intensificar las señales de las pantallas de Rayos-X que se utilizan en las radiografías.

 

También se pueden formar compuestos para atrapar impurezas, contribuyendo al cuidado del ambiente. La otra cara de la moneda es que cuando se desechan productos que contienen itrio en los rellenos sanitarios, éste llega al agua y alcanza a peces y a otros seres vivos, causándoles daño en las membranas, afectando su reproducción y alterando el sistema nervioso. Como todo lo que utilizamos, al itrio no hay que desecharlo, hay que reutilizarlo y cuando se pueda, reciclarlo. C2

Sobre el autor

Investigadora Titular C  del Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM. Estudia conglomerados metálicos de diversa especie. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores, nivel III.

POR:

Investigadora Titular C  del Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM. Estudia conglomerados metálicos de diversa especie. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores,...

Deja un Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *