Literatura / Columnas

Ósmosis

Intercambio de letras

Dalina Flores Hilerio – dalinafloreshilerio@gmail.com

Juez y parte

A pesar del maltrato que le dio la crítica especializada, desde que se publicó, El libro de Manuel ha sido una de mis novelas favoritas de Cortázar, porque siempre me ha parecido que en ella el autor argentino lleva la experimentación hasta sus últimas consecuencias. Cuando era estudiante de Letras y leí el libro por primera […]

La visión ácida de un ¿hipotético? futuro en Mexicoland

Con la publicación de la saga Mundo Umbrío (2011-2015), el escritor mexicano Jaime Alfonso Sandoval dejó claro que no sólo es un gran contador de historias, sino un artífice puntual y meticuloso de universos narrativos complejísimos y fascinantes. La historia de Lina Posada se desarrolla en un espacio diseñado con una total integridad dentro de […]

Un homenaje tropical a Sherlok Holmes

Un selecto grupo de escritores mexicanos, convocados por el prolífico Francisco Haghenbeck, realizó un merecido homenaje al emblemático personaje de Conan Doyle.

Epifanía de una mujer sumisa

Leí la poesía de Belli hace muchos años y de inmediato supe que la pasión desbordada de cada una de sus letras evidenciaba la voz de una mujer poderosa y aguda. Sin embargo, esta misma idea me hizo alejarme de su narrativa.

La reedición de La lágrima del Buda

En un artículo que escribí hace casi tres años, para un congreso de Literatura mexicana, me quejaba amargamente de la nula o difícil distribución que tienen los libros de muchos autores mexicanos contemporáneos. Si no se trata de un autor de renombre, los tirajes son mínimos y los exhiben en las librerías (reales y virtuales) por muy poco tiempo. Esta triste realidad ha causado que algunos escritores sean desconocidos no sólo por el público en general, sino hasta por los especialistas.

Muchachos que no besan en la boca

Hablar de poesía siempre es un privilegio, sobre todo si el privilegio viene acompañado de la firma de un poeta a quien se admira, entre muchas otras cosas, por la contundencia de sus versos. La asertividad y desenfado con que Luis Aguilar (México, 1969) teje la urdimbre de su universo lírico es una combinación que produce un efecto seductor, casi de embrujo, pero también fulminante, porque es preciso y expresivo.

Akuika

A pesar de que muchísimas editoriales actualmente enfatizan la función didáctica de la literatura para niños, me parece que lo primordial es, para considerar un texto como literario, que su propuesta estética apuntale el pensamiento crítico, el gozo y el sentido ético respecto a la configuración de la comunidad, a través de recursos lúdicos, como la polisemia o la plasticidad (maleabilidad) del lenguaje para lograr efectos intelectuales y emocionales en el lector.

Un diccionario sin palabras y tres historias clínicas

Cuando era pequeña, los relatos de mi madre sobre su paciente con afasia me causaban mucha curiosidad. No podía imaginar que hubiera alguien que creyera que se estaba comunicando con las palabras correctas mientras repetía una sola.

Ella trae la lluvia, una novela social para lectores sin prejuicios

Algunas disciplinas que tratan de explicar las razones del rechazo que sienten algunos grupos por otros aseguran que se debe al miedo intrínseco hacia lo desconocido. Tal como parece sostener un célebre aforismo: “más vale malo conocido, que bueno por conocer”, nos aferramos a las estructuras que sentimos más cercanas aunque estén a punto de derrumbarse.

El ojo de la iguana, una lúcida radiografía del delirio

La iguana parece un ser prehistórico. En su cara de reptil convergen todos los colores del mar y bajo la aridez de sus escamas se agazapan siglos enteros de evolución. Parece un dinosaurio diminuto cuya mirada ha sido testigo de un tiempo sin secuencia. Omnipresente. Tras su aparente e impávida fealdad se adivinan unos ojos capaces de ver pasar la vida sin sobresaltos. Pero en cada pequeño movimiento de esos globos oculares se trazan abismos nutridos de vida.

Lirismo narrativo para una voz intimista

La lengua literaria tiene múltiples (y probablemente infinitos) matices, pero en su forma lírica, su nivel de convocatoria se rige por principios ajenos a la razón. El poema nos convoca para ungirnos de su índole y nos confiere nuevas capacidades para ver lo que detrás de la realidad existe.

Rebelión de los fanáticos: una novela violenta, divertida y compleja

El año 2010 en México fue terrible, no sólo por la intensificación de la violencia derivada de la fallida guerra contra el narcotráfico que declaró el gobierno en turno, sino también por la gran publicitación de diferentes formas de agresión entre los seres humanos.

Los juegos de la violencia, una novela que golpea desde la realidad de la vida escolar

Alfonso Reyes asegura en El Deslinde que la literatura no está al servicio de ningún poder o discurso que presuponga un empleo utilitario, sin embargo, a pesar de que no sea utilitaria, o eferente, la literatura siempre tiene una función porque articula saberes e intuiciones que nos permiten comprender el mundo.

Palabras, historias y seducción

Casi siempre me cuesta trabajo encontrar el título ideal para mis reseñas, pero aunque esta vez no sea muy elaborado, este título sí significa lo que quiero decir. Si no tuviéramos palabras, no tendríamos pasado, nadie sabría cómo nos hemos construido como civilización; tampoco tendríamos presente, ni maneras de perpetuarlo.

El libro de la negación o contar lo inefable

Hemos asociado el término inefable con la belleza; con aquella emoción que surge de la contemplación de situaciones o condiciones sublimes cuya esencia es tan intensa que nos deja sin palabras. Ese silencio es la prueba de que hemos sido tocados por los dioses, por entidades etéreas e incomprensibles que están más allá de nuestra materialidad.

Fragmentación múltiple de un autorretrato

Más allá de la excitación intelectual que provoca la lectura de textos literarios, el placer que sentimos frente a narrativas apasionantes nos lleva a vivir en la piel de la memoria cada una de los escenarios de la ficción. Lo que nos queda tras la lectura nos obliga a salir corriendo y contar nuestra experiencia […]

Leer para vivir

Alguna vez dije, cuando me preguntaron no recuerdo dónde, que amo la literatura porque es una forma de vivir permanentemente enamorada.

Deja un Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *