¿Conoces a Patrick Modiano? La verdad, yo no lo conocía. Todavía no compro —ni me han regalado— una de sus novelas. Pero, ¿saben algo? Ya tengo ganas de leerlo.

Primero lo primero: ¿Quién es Monsieur Modiano? Es el novelista francés galardonado con el premio Nobel de literatura 2014. La Academia Sueca, en Estocolmo, dijo que la aportación de Modiano era “el arte de la memoria con la cual ha evocado los destinos humanos más difíciles y revelado el mundo de la ocupación nazi de París”.

No es la ocupación histórica la que describo en mis tres primeras novelas, es la luz incierta de mis orígenes. Ese ambiente donde todo se derrumba, donde todo vacila…”. P.M.

El escritor nació en 1945, recta final de la Segunda Guerra Mundial. Creció en una Francia, en una Europa, heridas por las botas de los soldados, por las bombas, por la amenaza y la incertidumbre de si al caer la noche podrás decir que sobreviviste el día. Modiano, por lo que revelan todas las notas de periódico y reseñas que me chuté en las últimas horas, ha escarbado en ese pedazo de historia desde sus primeras novelas, recopiladas en un sólo libro titulado Trilogía de la ocupación. Es más, hay quienes despectivamente dicen que Modiano escribe siempre el mismo libro porque el tema, el sitio y la época son recurrentes; unos lo desaprueban y otros lo aplauden.

“Uno está condenado a escribir siempre lo mismo. No puede cambiar su voz ni su manera de andar”. P.M.

Patrick Modiano
Patrick Modiano

El propio escritor declara que sus historias son como “fragmentos de un único libro” y que un autor escribe sobre lo mismo a lo largo de su vida. Pero, ¿no les ha ocurrido que caminan todos los días una misma calle y hay veces en que encuentran algo diferente, o de pronto sienten que la ven como si fueran otra persona? Quizá les ha ocurrido que vuelven a su escuela primaria o a la casa o el departamento donde vivieron durante su niñez, y los espacios se ven más pequeños, menos gigantes, la pintura se cae de las paredes o están pintadas de un color casi impensable. Quizá eso es lo que ocurre dentro de la mente de Modiano, o algo parecido, porque si ustedes lograron imaginarlo, él seguro pudo escribirlo.

[blockquote author=”Patrick Modiano” pull=”pullright”]”Siempre me obsesionó el olvido de cosas que sin embargo me parecían tan importantes, un olvido voluntario o un mentirse a sí mismo”[/blockquote]

“Siempre me obsesionó el olvido de cosas que sin embargo me parecían tan importantes, un olvido voluntario o un mentirse a sí mismo”. P.M.

Patrick Modiano puede considerarse un valiente por romper un tabú quebrando el silencio cuando proyectó por primera vez la cinta Lacombe Lucien (1974), dirigida por Louis Malle, en la que se evidencia el colaboracionismo francés persiguiendo judíos, sin duda una verdad oscura que había intentado ignorarse durante décadas, con vistas a simplemente ser borrada de la historia para ver si así lo olvidaban las mentes y el tiempo. Pero con sus obras, Modiano parece gritar “¡no, no olvidemos!”, pues el conocer de dónde venimos es lo que nos ayuda a descubrir quiénes somos.

Un caso sobresaliente es el de su libro Dora Bruder. En éste parece representarse cada uno de los aspectos literarios de Modiano. Tomó el caso real de una chica desaparecida. En su novela, la chica, que es judía, tiene 15 años y sus padres inician su búsqueda publicando un anuncio en el diario, y reciben noticias de que fue llevada al campo de concentración Auschwitz-Birkenau. No es una Ana Frank viviendo la guerra en el encierro de un escondite, es una nación en crisis los más perdidos no son ni los raptados ni los traicionados, sino los que sobreviven.

nobel literatura

Para el propio novelista fue una sorpresa recibir la noticia de su afortunado pase a la literatura que está para recordarse, pues no es un autor ampliamente conocido en otros continentes como lo eran otros de los candidatos al premio como, por ejemplo, el tan aclamado escritor japonés Haruki Murakami, quien de un modo u otro saltó de una isla del Pacífico al mundo, siendo muy popular en las librerías y redes sociales en diversas lenguas. Sin embargo, aunque se sabe que Modiano externó su asombro con un “es extraño” el que ganara, es de destacarse una de las finalidades de los premios nobel (al menos del de literatura); la cual es promover e impulsar el arte escrito, darle la oportunidad a un buen escritor de ser conocido en todas las fronteras donde la palabra signifique algo porque su trabajo lo amerita, ya sea porque su poética es notable o porque su manera de abordar los temas es controversial o sublime. En el 2012 el premio fue entregado al escritor chino Mo Yan, un autor al que, en México, muy pocas serían las personas quienes habrán escuchado de él antes del premio.

Así que ya tenemos dos ejemplos de que un escritor no obtiene el Nobel por tener muchos “fans” fuera de su país, sino por el nivel de aporte que han alcanzado a través de todos los pasos de su obra creativa. También ha habido casos en los que un escritor con mucho aporte, e incluso “fans”, se quedan esperando ser galardonados. Quizá ya les tocará el premio a los demás favoritos en otro momento, pues Patrick Modiano permaneció varios años esperando en la banca. La finalidad es mantener vivo el arte, vivir y convivir con la literatura.

Como ya confesé al inicio, no he leído sus libros, ahora mismo soy una buscadora de información que comparte lo que encontró para darles una breve guía sobre el autor; que les sirva de trampolín si deciden leerlo. Por lo tanto, lectores, les ofrezco un café, su sillón favorito y un libro de Patrick Modiano. No sé, piénsenlo.

Monsieur Modiano, no me haga quedar mal ante los lectores. C2

 

Sobre el autor

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *