aurora-peregrina-varela1

Pediré limosna

Los gatos me alegrarán las noches

 

Tengo ganas de pedir limosna en el mundo vagabundo, con mi cerveza en la mano, jamás fumando un puro. Vagabunda de noches sin pan, sin poder contar las estrellas, cuando pierda el trabajo, probaré ese mundo. Beber ya sé, extender la mano… aprenderé pronto.

Además, me gustan los gatitos de cuatro patas y lanuditos. Se lamen, se besan y se llenan de sueños, me dan noches de infinita paz que no acabarían en las aventuras de mendigo acariciadas por mí. Panza arriba, con sus ojos redonditos y su pelito, elegantes, llenarán mis horas de alegría. Son la mejor compañía de una pordiosera creyente y poco ambiciosa de bienes.

 


Comer

De esta forma será feliz

 

Pudín de chocolate, cuesta varios céntimos y como sabe, bien que te quiero y bien, trueno de flan que es viento y engorda, da igual, es calorífico y mejor, mejor así, de esa forma extraña seré feliz. Alimenta, besa y no desespera, comes y deja de diluviar.

Y ahora, en serio, mejor no comer muchos, algo anda mal por desear tanto Pudín. Más y más y no debe ser esa la verdadera llave de la felicidad.  Sino la prueba de la infelicidad casi total.

 


 

Menos mal que los santos existen

Se puede vivir sin fe

 

Y que saben bien quien soy. Menos mal que ellos me cuidan, aunque por mi falta de fe, “no acepto pensar en ellos, no rezo en ninguna parte,  no llevo a Dios por delante no visito las iglesias y… no permito el confesarme ante un “señor de Dios”.

Pero aquellos que fueron santos muy dentro de mí, están… por eso, ellos, menos mal, que comprenden estas faltas, que tenerlas está bien, se puede vivir sin fe y sus historias leer… Se puede no creer y sin embargo, tener a esos seres por amigos.

Se puede de tantas formas ser de ellos, estar con ellos, que ellos sabrán elegir aquella manera correcta, que no necesita iglesia, que decir de la oración, aquella que no se confiesa y sin embargo, aquella que obtiene el perdón. Esa es mi fe, esa es mi religión. Por eso, “menos mal que ellos existen”.

Es así, Dios llega a conocerte y en función de eso te quiere y cobija o no. Ellos existen, vigilan, calman, cuestionan, adoran, evalúan y moran en ti.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre el autor

Licenciada en Ciencias de la Información UCM 1990. Fue y es trabajadora de medios de comunicación social (TV, radio y prensa).

Publica Relatos y Poemas en Internet, en los medios que se lo permiten.

Autora de los libros de poesía Amaneciendo y Los Sueños de una Mujer.

Primer premio de Relato de la Feria del Libro de Moreno en 2010, con Capricho Solar.

Primer premio de poesía en el Colegio, 1985 y 1986.

Seleccionada para tres Antologías de Mis Escritos y una recopilación de relatos de Horizonte de Letras, 2019 (Relatos de la España Misteriosa).

Colaboradora del periódico digital Redacción SXXI, Revista Horizonte de Letras, Planeta Sueño, La Poesía no muerde y Seattle escribe.

Gran amiga de los animales, desearía que lo por ella escrito y pintado cambiara todo lo malo que pasa a estos indefensos seres.

Un dibujo suyo fue portada de la Revista Entrelíneas de Miami. Y otro de la revista mexicana A Rostro Oculto.

POR:

Licenciada en Ciencias de la Información UCM 1990. Fue y es trabajadora de medios de comunicación social (TV, radio y prensa).Publica Relatos y Poemas en Internet, en los medios que se...

Deja un Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *