A este elemento de la Tabla Periódica se le puede llamar zinc o cinc, sin embargo, se usa más el primer nombre debido al origen de la palabra. Los primeros escritos en los cuales se menciona zinc datan del año 1500, aunque la derivación de la palabra no es del todo clara. Una posibilidad es que zinc esté conectada con la palabra alemana zinke (el diente del peine), derivada de zacke (pico irregular). Esto debido a la apariencia irregular del mineral depositado en los hornos. La segunda posibilidad es que la palabra derive del término persa seng, que significa piedra. A quien se le atribuye su descubrimiento como tal fue a Andreas Marggraf en 1746, al producir zinc por destilación de la smithsonita en un recipiente sellado. Él no fue el primero en describir al metal, sin embargo, se le otorga este descubrimiento debido a su precisa descripción del proceso y por establecer la teoría básica de su producción.

Los chinos y los hindúes ya conocían al zinc a su manera antes del año 1500, pues lo empleaban para hacer monedas con una pureza del 99% durante la dinastía Ming. Los griegos, los romanos y todo el mundo occidental, sabían como producir latón (aleación de cobre y zinc) el cual lo usaron cerca del año 8000 aC. para hacer joyería, pero el zinc metálico como tal no lo conocían aún. La forma en que hacían el latón era fundiendo minerales de cobre o cobre metálico con un mineral de zinc llamado smithsonita (carbonato de zinc). Este mineral causó un gran interés a los alquimistas; que eran conocidos por “convertir” los metales en oro y la smithsonita lograba darle al cobre un color dorado.

Una posibilidad es que zinc esté conectada con la palabra alemana zinke (el diente del peine), derivada de zacke (pico irregular).

 

Este metal con símbolo Zn, forma parte del grupo 12 de la Tabla Periódica junto con el cadmio y el mercurio. Plateado a primera vista, parece pertenecer a los metales de transición, sin embargo, la química de este elemento (incluyendo al cadmio y mercurio) es marcadamente diferente. Ejemplo de esto es que los puntos de fusión del zinc y cadmio son 419 °C y 321 °C respectivamente, valores mucho más bajos que los valores típicos para los metales de transición, que tienen un punto de fusión cercanos a los 1000 °C. La única similitud real entre los elementos del grupo 12 y los metales de transición es la formación de complejos, sobre todo con ligandos como el amoniaco, los iones cianuro y los iones halogenuro. El zinc y el cadmio tienen un comportamiento químico muy similar; además tienen un número de oxidación de +2 en todos sus compuestos simples. El cloruro y sulfuro de zinc son solubles en agua, mientras que el óxido, carbonato, fosfato, silicato y complejos orgánicos son insolubles o escasamente solubles.

La esfalerita o blenda es un mineral del sulfuro de zinc, ZnS y es la fuente principal de zinc.

El zinc es uno de los elementos menos comunes, teniendo una abundancia en la corteza terrestre entre 0.0005 a 0.02%. Su abundancia entre los elementos ocupa el lugar 25. La fuente principal de zinc es el sulfuro de zinc, ZnS, una mena llamada blenda de zinc y existen yacimientos en Australia, Canadá y Estados Unidos. El zinc nativo es prácticamente inexistente.

A este elemento se le conocen 15 isótopos, de los cuales sólo 5 son estables, con masas atómicas de 64, 66, 67, 68 y 70. Aproximadamente, la mitad del zinc en el planeta se encuentra como el isótopo de masa atómica 64. La configuración electrónica de este metal es [Ar] 3d104s2. Los electrones del orbital 4s2 son los que se pierden durante la ionización.

Este metal blando es químicamente reactivo. Por ejemplo, reacciona con ácidos diluidos para formar el ion zinc:

También el metal puede arder cuando se le calienta en presencia de cloro gaseoso, de acuerdo a la siguiente reacción:

El zinc también se parece al aluminio porque ambos metales son anfóteros, esto se puede ver en las ecuaciones:

Uno de los principales usos del zinc metálico es como recubrimiento del hierro contra la corrosión; a este proceso se le conoce como galvanizado, aludiendo a la naturaleza electroquímica del proceso. Este metal, no es realmente tan reactivo como sería de esperar. Ello se debe a la formación de una capa protectora en aire húmedo. Inicialmente, se tiene una capa de óxido de zinc que, al pasar el tiempo, se forma el carbonato básico Zn2(OH)2CO3 . Una de las ventajas del chapeado con zinc es que éste se oxida preferentemente respecto al hierro, aun cuando está expuesta una parte del mismo. Esto se debe al potencial de reducción más negativo del zinc con respecto al del hierro. Aprovechando esta misma propiedad, puede ser usado como ánodo de sacrificio para evitar que las tuberías o estructuras ferrosas se oxiden al estar conectadas a una barra de zinc, sin necesidad de que el acero este galvanizado.

Uno de los principales usos del zinc metálico es como recubrimiento del hierro contra la corrosión; a este proceso se le conoce como galvanizado, aludiendo a la naturaleza electroquímica del proceso.

 

El óxido de zinc es el compuesto más importante, el cual presenta una estructura de diamante, es decir, en el cristal cada átomo de zinc está rodeado tetraédricamente por cuatro átomos de oxígeno, y cada átomo de oxígeno está rodeado a su vez por cuatro átomos de zinc. Este óxido se emplea como pigmento blanco, o como componente en diversos esmaltes, en vidriados y ungüentos antisépticos. En combinación con el óxido de cromo (III), se le usa como catalizador en la fabricación de metanol. El óxido de zinc es un sólido blanco que al calentarse adquiere un color amarillo, dicho cambio de color es reversible al enfriarse. A este fenómeno se le conoce como termocromía. El cambio de color es el resultado de la pérdida de un poco de oxígeno de la red cristalina de este compuesto al elevar su temperatura. Recupera su color original al enfriarse, porque el oxígeno que se perdió durante el calentamiento vuelve a la red cristalina.

Una peculiaridad que tiene el zinc dentro de su grupo, es que es el único elemento que no es tóxico, como lo son el cadmio y el mercurio. Así, todos los elementos de este grupo tienen en común el hecho de que son empleados para la fabricación de baterías, y cada metal es importante en un tipo de celda distinto. El zinc es usado en las baterías alcalinas. Esta celda se ha convertido en una de las baterías caseras más populares. Consta de una envoltura de zinc (el ánodo) con una varilla central como cátodo, dicha varilla se compone de una mezcla comprimida de grafito y óxido de manganeso (IV). El electrolito de la celda es una solución de hidróxido de potasio. En la celda, el zinc se oxida a hidróxido de zinc mientras que el óxido de manganeso (IV) se reduce al óxido hidróxido de manganeso (III), las reacciones que se llevan a cabo son las siguientes:

En el proceso global se consume un mol del ion de hidróxido en el ánodo y se produce un mol de ion hidróxido en el cátodo. Debido a que se mantiene la concentración del ion hidróxido, el potencial de la celda se mantiene constante, lo que le da una ventaja con respecto a la antigua pila seca en la que el voltaje suministrable decae a lo largo de la vida de la batería. C2

 

Bibliografía
  • Habashi, F. Hanbook of Extractive Metallurgy, volumen II. 1997
  • Lenntech-BV. Zinc-Zn. https://www.lenntech.es/periodica/elementos/zn.htm. Consultado el 24 de octubre de 2018.
  • Rayner-Canham, G. Química inorgánica descriptiva. Pearson Educación. México, 2000.
VOLVER A LA TABLA PERIÓDICA

Sobre el autor

Cinvestav Unidad Saltillo

Egresado de Ingeniería Química de la Universidad Autónoma de Zacatecas, actualmente está terminando la Maestría en Ciencias con especialidad en Metalurgia, en el CINVESTAV Saltillo.Su área de interés es la extracción de metales preciosos por métodos no contaminantes.

POR:

Egresado de Ingeniería Química de la Universidad Autónoma de Zacatecas, actualmente está terminando la Maestría en Ciencias con especialidad en Metalurgia, en el CINVESTAV Saltillo.Su...

3 Comentarios

    • olga lucia -

    • 13 octubre, 2019 - 21:50 pm

    disculpa para consultarte el zinc que compuesto no puede formar??

    • julio zavala -

    • 29 abril, 2019 - 13:15 pm

    Disculpa Josué, en el segundo párrafo tienes la siguiente frase que es muy ambigua: “Este mineral causó un gran interés a los alquimistas; que eran conocidos por “convertir” los metales en oro y la smithsonita lograba darle al cobre un color dorado.

    Creo que implícitamente estas mencionando que los alquimistas efectivamente convierten el metal en oro. Usar “comillas” para describir que algo es un supuesto falso va bien con escritos informales, pero no va bien con escritos de divulgación científica que, creo yo, lo que pretenden es de dejar claro los términos y evitar ambigüedades y mitos.

    La diferencia entre un artículo de este portal ciencia y cultura y de otros trabajos que no son académicos debe ser justo la seriedad con la que se tratan los términos y los conceptos.

      • vgm -

      • 15 junio, 2019 - 11:10 am

      creo que las comillas están bien empleadas e “informalizar” (que cabría definir) es parte del reto en divulgación.

Deja un Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *